Puma, Gulf, Dapsa y la low cost Voy ya alcanzan al 10% del segmento de combustibles líquidos y van por más. Inversiones, nuevas bocas y mejores servicios es la estrategia.

En los últimos tres años el escenario de las estaciones de servicio de todo el país viene consolidando el crecimiento de marcas que decidieron lanzarse o expandirse en el competitivo segmento minorista de combustibles líquidos. La desregulación del sector, las oportunidades de negocios a partir de petroleras que se fueron retirando bajo distintas circunstancias y la seducción de las denominadas estaciones blancas, abrieron la puerta a marcas como las gigantes globales Puma Energy y Gulf, o las de capitales nacionales como Dapsa y Voy con Energía, la primera en desarrollar un modelo low cost.

En conjunto, representan el 10% de un mercado que, según cifras recientes de la Secretaría de Energía, acaba de superar las 5.000 estaciones de servicio en todo el país, y que resulta ampliamente dominado por los tres grandes jugadores del negocio –YPF, Shell y Axion-, a los que aspiran ir ganándoles puntos de ese 90% que ostentan del market share.

Detrás de esa tríada que encabeza la petrolera de control estatal con casi 55% de mercado, la que muestra las garras es la marca Puma, que volvió al país de la mano de la neerlandesa Trafigura, uno de los mayores traders del mundo de productos básicos y derivados relacionados con la energía y los metales que tiene presencia en 60 países y factura por u$s 147.000 millones.

El director y VP de Operaciones de Trafigura Argentina, Enrique Humanes, explicó que la presencia de la compañía y su marca Puma Energy está “respaldada en activos e inversiones en toda la cadena que permiten conectar la oferta y la demanda de la manera más eficiente, y que se extiende desde su refinería de Bahía Blanca que procesa productos de alto valor agregado hasta su red de 350 estaciones”.

“El plan de inversiones en marcha por u$s 1.000 millones (de los cuales lleva invertidos u$s 600 millones) permite tener una base muy importante de productos, sumado a la logística de puertos, camiones y una red de distribución localizada en lugares estratégicos del país, con una fuerte participación en el mercado del agro de 60 puntos de distribución, que es el de mayor potencial de crecimiento”, agregó Humanes.

Esta estrategia de desarrollo le permitió en los primeros tres años superar el 6% de participación del segmento minorista de combustibles, en el cual espera alcanzar en 2022 las 400 bocas de expendio para su primera etapa de expansión, pero con un modelo de innovación tecnológica y de sustentabilidad para sus estaciones y todo el negocio. De la misma manera, el gigante, incursiona en el negocio del GNC y de la comercialización de gas natural para empresas.

Otra de las que pisan fuerte en el mercado es la estadounidense Gulf, que se hizo cargo de parte de los activos de la ex Oil Combustibles con particular presencia en la región centro del país. Eduardo Torrás, gerente general de Delta Patagonia -la socia local como licenciataria de la marca para la Argentina- explicó que hoy tienen 131 contratos firmados con 75 estaciones embanderadas, pero que el proyecto es alcanzar las 150 en los primeros meses de 2022, con una inversión de u$s 22 millones.

Torrás reseñó que en 2020, a pesar de meses muy duros por la pandemia, lograron identificar una estación cada 9 días, lo que le permitió a la marca contar a febrero con una participación de mercado de 1,5% y que con la extensión de la red permitiría superar el 2% el año próximo. La estrategia inmediata es la consolidación en el segmento de combustibles, en el de lubricantes con marca propia, la línea para el agro y el reciente ingreso al negocio del GNC en estaciones del Gran Buenos Aires.

“El desafío a medida que nos vamos expandiendo es brindar la calidad de producto, precio competitivo y el mismo nivel de servicio en todos los puntos del país. Hacemos mucho foco en el estacionero y en el cliente final con una buena propuesta de abastecimiento, de medios de pago, acciones en el punto de venta, capacitación del personal y una experiencia de compra bajo la imagen de Gulf, una marca internacional con presencia en eventos globales como la F1”, resaltó.

En medio del movimiento de marcas de los últimos años, Voy con Energía llegó con la novedad del modelo low cost al mercado de los combustibles, una propuesta que efectivizó un holding de capitales nacionales que incluye una refinería propia, lo que la convierte en una petrolera integrada y la independiza en el abastecimiento. Osvaldo Valsangiacomo, gerente comercial de Voy, aseguró que en poco más de 3 años la marca logró el 1% del mercado nacional con picos de 1,5% en gasoil.

“La producción de la refinería se está volcando mucho a las estaciones embanderadas del grupo que hoy alcanzan las 21 bocas con los colores de Voy en la provincia y Ciudad de Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe, Neuquén, Río Negro y Chaco, y con el objetivo de alcanzar los 50 contratos firmados para fines de este año”, destacó el directivo al ratificar que a pesar del contexto, se mantiene la proyección de llegar a las 100 estaciones entre 2022 y 2023.

Para Valsangiacomo “el posicionamiento de precios de Voy es determinante y se sostiene con calidad y abastecimiento de producto, estaciones modernas, e inversiones que no sólo apuntan a las nuevas estaciones sino expandir la refinería” de manera de acompañar la demanda de la bandera y comenzar a producir calidad G3.

Finalmente, Destilería Argentina de Petróleo (Dapsa) acaba de cerrar un proceso de inversión de US$ 22 millones para renovar 100 estaciones de servicio ubicadas en 11 provincias del país, cumpliendo así con el plan de expansión estratégico. “Alcanzamos la renovación integral de las primeras 100 estaciones de servicio que son parte de las 200 que hoy forman la Red Dapsa. Tenemos una mirada estratégica y de largo plazo en el sector”, afirmó Pablo Arnaude, director general ejecutivo de la firma perteneciente al holding argentino Sociedad Comercial del Plata.

Dapsa, con casi 2% del mercado, abastece a su red de 200 estaciones de servicio urbanas y de ruta del país desde cinco terminales radicadas en Dock Sud (Buenos Aires), Barranqueras (Chaco), San Lorenzo (Santa Fe), Luján de Cuyo (Mendoza) y Monte Cristo (Córdoba). “Desde hace más de 45 años es un actor relevante en el downstream en la Argentina, aportando valor en todos los procesos donde participa”, resaltó Arnaude.

FUENTE: lmneuquen.com